2005/06/04

Sábado 10 de Julio de 2004: Archibaldo tiene frío, por Aldo Novelli

17:00 – “Archibaldo tiene frío” (poemario escabroso, irónico-kitsch) – a cargo de Aldo Novelli (Esc. De Arte, Sala David Aracena)
Archibaldo tiene frío
(poema de amor en veinte artefactos)

uno

Archibaldo tiene doble vida
esposo, trabajador, casado
dos hijos
durante el día,
y
exhibicionista
degenerado
amante serial
por las noches.

Archibaldo es un romántico.

dos
Archibaldo se sube a un avión
a un auto
a un edificio
a un ascensor sin garantía,
se monta una yegua
una vaca azul
una mujer
una gallina
un ave del paraíso.

Archibaldo un día
se trepó a la luna
y regresó
con un extraño brillo en los ojos.
Esa locura selenita
que siempre lo acompaña.

tres
Archibaldo es un tipo
un robot un androide un animatronix un dibujo
un extraterrestre.
Archibaldo es Marx,
Freud,
el Che,
es el Cristo de la espera
y tiene casi 33 años,
y se escapó
un instante antes
que lo crucificaran.

cuatro
Archibaldo cree en la reencarnación
en la resurrección de la carne
en la santísima virgen
aunque no sea tan virgen,
en los pecados excelsos
en el paraíso perdido
en el infierno encontrado.

Archibaldo es creyente
durante la mañana
agnóstico en las saudades de las tardes de lluvia
y ateo en ciertas noches
inefables y maravillosas.

cinco
Archibaldo cree en la ciencia
hasta que aparece la magia
y deja de creer.
Le gusta la matemática
por su inexactitud.
Sabe que la poesía no existe
pero la busca en las noches
en las mujeres rojas
y en la pulsión sexual.

Le apasiona la física
más allá de la metafísica.
Y se vuelve infinito
negando al viejo Einstein.

seis
Archibaldo es frío como la nieve
caliente como el sol
blanco como la luna
negro como el carbón
amarillo como el desierto
rojo como la sangre
azul como la poesía
verde como la espesura.

Archibaldo es muy cursi con los colores.

siete
Archibaldo hace su show
por las noches
en callejones semioscuros
entre atorrantes y cirujas
en medio de cartoneros y cartoneras y sus hijos y sus bebés
que aplauden
y aplauden
y aplauden
hasta
caer
desmayados.

ocho
Archibaldo no conoce la poesía
nunca leyó una poesía
según él
la poesía no se escribe
ni se dice
ni se canta
ni se declama
ni se publica
ni se vende
ni se concursa
ni se usa para viajar, mentir, fantasear o lucrar.

Un día encontró un poema
escrito en un papel de alfajor triple de terrabusi
y se lo comió.

nueve
Archibaldo dijo una noche
en una conferencia
en el callejón
- yo soy surrealista –
y todos quedaron pasmados
inmóviles por el asombro
con los ojos desorbitados
las manos sucias
el cuerpo mugriento
los estómagos chirriantes
entonces, aclaró
- surrealista, realista del sur –
ahhh
se escuchó un largo suspiro,
y todos siguieron
mas calmados
revolviendo la basura.

diez
Archibaldo dice
que todos son exhibicionistas
todos
sin excepción.
- Yo me exhibo de noche – dice
- pero ustedes
todos ustedes (y señala con su dedo a la concurrencia)
se exhiben
a plena luz del día -.

once
Archibaldo come moscas
sapos
ratas
gatos
perros
caballos.
Archibaldo come diablos.

Pero cuando llegó Dios...
ni el glotón de Archibaldo
lo pudo comer.

doce
Archibaldo conoció una mujer
en la plaza,
una mujer rubia
de ojos celestes vidriosos,
de grandes pechos siliconados,
contorneadas caderas
que se balanceaban
al ritmo de la música
de la catedral.
Una mujer tan rubia
que parecía mentira,
y movía la cabeza al compás
del cu-cu de la plaza
cuando hablaba de:
la moda y los autos totalmente rojos
la ropa, las comidas light
los trapos de onda, los tubos del personal trainer
el pret a portè y esa pasta dental
que te hace la sonrisa alucinantemente blanca.

Archibaldo se enamoró a primera vista
y ciego de amor quedó.

Pobre Archibaldo!.

trece
Archibaldo salió una noche
y recorrió la calle
buscando su presa
como un tigre siberiano al acecho,
hasta que la vio:
una hermosa morocha
de grandes caderas
caminando aburrida por la vereda del bar.
Corrió sin ruido
hasta la esquina de ella
y esperó nervioso que llegara.
Cuando apareció
se abrió el sobretodo frente a ella
gritándole obscenidades.
Ella, lo miró a los ojos
luego debajo de la cintura
inclinó apenas la cabeza
y le dijo:
- normalmente cobro 50 nene
pero a vos te hago un descuento-.

catorce
Archibaldo es un degenerado.

Los lunes a la noche
se detiene frente al nocturno
del liceo de señoritas,
y se abre el negro sobretodo
cuando ellas están en las aulas.
Entonces las señoritas del liceo
desesperadas
gritan
corren a las ventanas
lo invitan a pasar
le dan sus teléfonos
le tiran las remeras
los corpiños
las bombachas,
le gritan obscenidades
lo insultan
lo putean
hasta que finalmente
Archibaldo se escapa.

quince
Cuando a Archibaldo
le duele mucho
mucho la cabeza,
no sale por las noches
a exhibir sus genitales
ante la mujeres de la ciudad.

Se queda en la casa
recostado en el sillón
exhibiendo sus neuronas
frente a la pantalla del televisor.

dieciseis
La luna no es
el satélite natural de la tierra
girando en una orbita elíptica a 384.400 Kmts de la tierra
a una velocidad de 8.352 KMts por hora
y demorando 27 días 7horas y 43 minutos en realizar una órbita completa.

La luna es
la linterna mágica
de Archibaldo.

diecisiete
El guardarropa de Archibaldo es costoso.
El traje de la comunión
con el rosario de cuentas de madera
el saco azul de la confirmación
la camisa de colores de los cursillistas
junto al libro secreto del opus dei
tres camisas blancas con ballenitas
y gemelos de oro 18 kilates
dos camperas de invierno de apertura fácil
y cinco sobretodos impecables,
pero ahorra en calzoncillos y pantalones como nadie.
Casi tanto
como los funcionarios de turno.

dieciocho
Archibaldo tiene fiebre.
47° grados centígrados
los ojos salidos de las órbitas
el pelo chamuscado
los dientes temblorosos
Archibaldo tiene fiebre
y el médico le recomendó
que dejara de ver
‘Hola Susana’ por una semana.

Archibaldo ya está mejor.
Se fue a comprar un sobretodo nuevo
para las exhibiciones genitales
del sábado a la noche.

diecinueve
Los domingos a la mañana
Archibaldo juega a la pelota
en el callejón.
De un lado:
el cartonero premiado como el mejor laburante
el ciruja intelectual, el loco de la tijera
y los hijos del médico de la otra cuadra.
Del otro:
Archibaldo, el poeta estúpido
el asesino serial (que le dicen ministro de economía)
el ladrón de bicicletas de 18 cambios
cinco pibes con hambre
y la esposa del funcionario.
El partido dura hasta que
la luna brilla
sobre los techos de la ciudad,
entonces todos se van
discutiendo penales no cobrados
goles efímeros estrategias de callejón,
sudorosos, dueños de sí
iluminados por la magia del fútbol
convertidos
en los próximos héroes
de un país maravilloso.

veinte
Una mujer en la calle grita
- Archibaldooooo Archibaldooooooo -
él se levanta de la compu
se queda quieto
y escucha:
- Archibaldoooooo -,
entonces su cara se ilumina
le brillan los ojos y los dientes,
rápidamente se desnuda
se coloca el sobretodo negro,
y sale emocionado a la calle
a buscar
el amor de su vida.
Aldo Luis Novelli
(poeta en estado de gracia / por nada).
Neuquén